Realiza un lavado adecuado de tu vehículo

El lavado no solo quita el polvo de tu vehículo, también mantiene un buen aspecto de tu auto. Hay muchos elementos exteriores regulares que, si no se quitan o limpian con regularidad, pueden dañar la carrocería, quitarle la cera y opacar la pintura.

Nunca dejes para después lo que puedes hacer hoy. En este enlace puedes cotizar los seguros de autos en México y cuidar tu vehículo de cualquier choque o rayón.

Hazlo paso a paso

Ya sean insectos muertos, excrementos de pájaros, contaminación, suciedad u otros productos químicos, todos pueden acumularse en tu vehículo capa por capa y arruinar el brillo. Para una limpieza suave, usa una esponja o un paño suave; asegúrate de que no sea abrasivo.

También asegúrate de que no haya partículas de suciedad atrapadas en la esponja, ya que esto puede rayar la pintura. No olvides lavar también las ventanas: pulirlas con papel de periódico es un truco probado y comprobado. Usa un producto diseñado específicamente para autos y no tu jabón para lavar los platos.

Otras razones por las que debes lavarlo

¿Estás planeando vender tu vehículo o incluso cambiarlo? Si piensas hacer esto en el futuro, es importante hacer todo lo posible para que tu automóvil se vea bien ahora. Los lavados regulares de autos ayudan bastante, ya que previenen la oxidación, los rayones, la pintura sin brillo y otros problemas que quitan el aspecto de tu auto.

¿Cada cuándo debe lavarse?

Un lavado de autos semanal o incluso quincenal es una pequeña inversión que puede compensar todos los beneficios anteriores. Lo que es mejor aún es el hecho de que los lavados regulares pueden ahorrarte dinero al ayudar a minimizar o incluso evitar los daños por completo.

Con un poco de esfuerzo, es posible que te sorprendas de lo bien que se ve tu automóvil y del orgullo que siente por él cuando se mantiene impecablemente limpio.

Parabrisas

Es común que las piedras voladoras del asfalto golpeen el parabrisas y lo rompan. Pero muchas personas tienden a tomarlos a la ligera y no hacer nada. Sin embargo, recuerda que si no los reparas, las grietas pueden crecer.

Si el daño es tal que no se puede reparar y te encuentras en una zona crucial, por ejemplo: justo en frente del asiento del conductor o en un lugar que te distraiga fácilmente, es posible que debas reemplazar el parabrisas.

También te puede interesar: ¿Qué saber del seguro de auto de estudiantes?

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.